Mis Cinco Bases

“Si tuvieras que escoger solo una base de las que tienes, ¿con cuál te quedarías?”

¡¿OS PREGUNTO YO CUÁL ES VUESTRO HIJO FAVORITO?!

Ay, lo que os gusta el morbo. Una no puedorl, imposible, ERROR 404 Chispazo de Cruce de Cables Found; pero ya si me dejas unas cinco, sin presión, una cosa espaciosa… pues ya es otra cosa.

Este orden está especialmente en orden porque las cinco son mis favoritas, pero la 1 es más favorita que la 5 #estoesasí

1# Giorgio Armani Luminous Silk Foundation, en el tono 5.

Todo lo que habéis oído es cierto. Sí, cuesta un ojo de la cara, parte de un riñón y medio primogénito. Sí, también es la base más preciosa que podéis encontrar.

A mí me gustan las bases luminosas. Luminosas, que no con charcos de unte (como ésas, “jugosas”, a mí la palabra me suena a cerdo con manzana en la boca). Me gusta que se vea de tal manera que la gente se pregunte si llevo base o no, si mi piel es así de espectacular per se (nein).

La cosa que tienen las bases de cobertura alta o total, en esa búsqueda de piel perfecta, es que usadas en todo el rostro como que quedan poco naturales, o al menos eso me parece a mí. Sí, te cubre todo, pero es que coño, ¡te cubre hasta la piel! ¿Respira? ¿Sigue viva debajo de eso? Nunca lo averiguaremos.

En esta base se junta una cobertura media (y podéis poner más capas si queréis que no se va a notar… hombre, doce capas pues tampoco) con un acabado natural, una luminosidad comparable a los polvos malditos de Hourglass (😍), una duración increíble y además, el tono 5 es que me va FERPECTO. Tienen una gama muy amplia de tonos, así que no creo que os sea difícil encontrar vuestro color (tanto mis queridas lectoras Casper como mis morenazas con tumbao’).

¿El único pero? El precio. Joder, pero es que lo pago sin dolor, a cambio de esta maravilla. Una base perfecta para eventos especiales (boda-bautizo-comunión-graduación-recogida del Pulitzer), por cierto; fotografía muy bien.

2# Dior DiorSkin Nude, en el tono 031. (Dior Star)

El segundo puesto lo tiene mi querida DiorSkin Nude, cuyo azuce sin piedad han sufrido lectoras y no lectoras del blog (solo por la caca que puedo llegar a dar en otras redes sociales y en real life). Entre paréntesis está la Star, que salió hace poquito y a la que declaro amor profundo (porque exclusivo, como que no xD). Lo pongo así porque para mí son dos caras de la misma moneda:

- Acabado natural y luminoso (güan mor taim, como Enjuto llamando a los del interné)
- Textura fina e hidratante
– Y en lo que difieren: mientras que la Nude es NUDE en el sentido total de la palabra (piel desnuda, ooohhhh qué indecenteee), la Star tiene un pelín más de cobertura y un pelín más de agarre.

Piel de Gisele Bündchen en una playa de Ipanema o piel de Marion Cotillard en una alfombra roja vestida de Dior Haute Couture: vuestra elección.

En lo que os decidís, yo estaré aquí con Fassy. Ser taza tiene sus ventajas…

3# Too Faced Amazing Face Foundation, tono Warm Vanilla.

Esta base está descatalogada y es que me iba a la casa de Jerrod Blandino a tirarle bolitas de papel con una cerbatana mientras come. ¡Esto no se hace, hombre por Dior!.

Yo la compré en los Precios Locos de Sephora, y quizá por ahí queden rondando algunas (oledlas antes de comprar por si las flies).

Es básicamente la DiorSkin Nude con una textura más fina, cobertura baja-media y un acabado más “seco” al tacto. No se nota nada en la piel. Una Face & Body de MAC pero sin tardar siglos en hacer el ritual que conlleva: que si calienta, que si aplica, que si deja secar, que si repite porque no te ha cubierto un carallo…

LA HAMO. LLORO. CON MOCO.

4# YSL Le Teint Touche Éclat, en el tono BD40.

Llegados a este punto, ya me faltan adjetivos. ¿Cómo me gustan las bases? Pues naturales, luminosas, de cobertura media en su gran medida, que se deslicen en la piel sin insistir mucho… en definitiva, como las tres que he dicho antes.

Ésta en textura se parece mucho a la DiorSkin Nude, pero cubre más y el acabado es más satinado.

Yo que sé, mencantan todas. ¿Y para qué tengo doscientas (CASI) iguales?

En las preguntas retóricas reside la dicha de la ignorancia. Cada cual tiene sus vicios.

5# Clarins Extra-Comfort Foundation, en el tono 108 Sand.

Dejadme que os remita a una entrada exclusiva sobre esta base.

Resumiendo: textura más rica que todas las anteriores, en un paso intermedio entre fluido y compacto en crema. Cobertura media-alta. Coñazo de envase. Base ameisin 👌

En otro orden de cosas, y como nunca sé cómo acabar los posts, os dejo con una representación muy acertada de lo que me pasa cuando entro en Sephora:

También podéis comentarme vuestra(s) base(s) favorita(s) en los comentarios.

Si veis que tal. Sin presión.

Acerca de estos anuncios

Series Que Ver

Aparte de daros la vara con diversos asuntos pertenecientes al mundo bellecil, no puedo contenerme de compartir también fotos, frases y opiniones sobre mis series favoritas. En este post me gustaría hablaros un poco de algunas de las series que más petan mi portátil recientemente. Digo recientemente porque si me pusiera a hablaros de mis series favoritas de todos los tiempos, me podría dar un patatús de los gordos #fangirling Si os gusta esta entrada, quizá eso pueda ser tema de otro post.

Mi serie “central” ahora mismo es Castle. La verdad es que yo soy muy fan de Nathan Fillion (el prota, Richard “Rick” Castle) desde Firefly, y además Señora Madre idolatra la serie (va totalmente al día gracias a que la echan por TV), así que decidí empezar a verla y desde el capítulo 1 me tiene enganchada.

Los capítulos se desarrollan en una comisaría de Nueva York, en la que Katherine “Kate” Beckett (Stana Katic) es detective. Junto a Castle, un escritor de novelas de misterio y policíacas, forma una pareja de lo más inusual pero bastante efectiva en la resolución de crímenes. Además, en cada episodio, además de resolver el caso, vamos descubriendo la vida personal de los protagonistas.

Creo que la serie tiene la mezcla perfecta de seriedad, humor, intereses románticos y tramas inteligentes. Yo, como siempre, recomiendo verla en versión original.

RIGHT. IN. THE. FEELS.

Una serie que impresiona es Outlander. Si me seguís por Twitter o Instagram, ya sabréis que empecé a leer en agosto esta saga publicada desde el 1991 por Diana Gabaldón. Devoré los dos primeros libros a la par que se emitía la serie, y debo decir que le hace totalmente justicia. Sí es verdad que es difícil de describir. Allá voy.

La primera temporada de Outlander, basada en el primer libro del mismo nombre, se desarrolla en Escocia. Claire Beauchamp, una enfermera del siglo XX (1945), retoma su matrimonio con Frank Randall después de la guerra. Deciden viajar a Inverness como segunda luna de miel, y allí presencian un antiguo ritual frente a las piedras de Craigh na Dun, en los días pertenecientes a Samhain. Otro día, Claire regresa a las piedras mientras pasea, y es transportada a la Escocia del siglo XVIII, donde se ve envuelta en los eventos previos a la batalla de Culloden, decisivos en la historia de Escocia. Además, conoce a Jamie, un joven escocés que se convierte en el amor de su vida. Su historia va desarrollándose en los libros sucesivos, y os lo digo desde ya como lectora de los ocho que se han publicado: es TREMEN.

La serie, de la que se han emitido solamente ocho capítulos (la primera parte de la primera temporada), está increíblemente hecha. Respiras Escocia, sufres con Claire, te ríes con Angus y Rupert, amas a Jamie y odias con todo tu ser a Black Jack. Personalmente siempre me han gustado las series de época, y ésta tiene de todo: personajes intrigantes, giros argumentales, actuaciones magníficas… 100% recomendable.

Por cierto, este blog analiza Outlander de una manera un tanto… especial #Bliurriapproved

¿QUÉ VAMOS A HACER CON NUESTRAS VIDAS HASTA ABRIL? (fecha de estreno de la segunda parte de la primera temporada)

Alan Rickman nos entiende.

Siguiendo con el tema de series de época, y aunque ésta le da bastantes patadas a la corrección histórica (me viene a la mente una transfusión de sangre, por ejemplo), tengo que destacar Da Vinci’s Demons.

Da Vinci’s Demons se desarrolla en Italia, concretamente en la Florencia de los Médici, y trata de manera bastante libre la juventud de Leonardo Da Vinci.

La actuación de Tom Riley en el papel de Leonardo me parece bastante interesante como ávida consumidora de todo lo que rodea a la figura de Leonardo Da Vinci, que es mucho más que la Gioconda. Además, introducen elementos muy variados, como sociedades secretas, viajes al Nuevo Mundo, líos amorosos (ya me resultaría rara una serie en la que no los hubiera, como la vida misma xD), y sobre todo las dos amistades de Leonardo, Zoroaster y Niccolò Machiavelli (Maquiavelo). En cuanto a personajes, también quiero destacar a Girolamo Riario, interpretado por Blake Ritson, un “villano” tan cruel como atormentado.

La señora MirandaBe y yo somos fanses del #momentocampodemaíz…

Pero a mí también me gusta que mis series tengan algo de oscuro. Y si juntas oscurillo, victoriano, Eva Green y literatura, obtienes Penny Dreadful. Los “penny dreadful” eran un tipo de publicación británica del siglo XIX, que se caracterizaban por contener historias escabrosas y estaban dirigidas a hombres jóvenes de clase trabajadora.

Penny Dreadful está ambientada en el Londres victoriano, y algunos de sus personajes están sacados de literatura de ficción de la época, como Dorian Gray o Victor Frankenstein. Se centra en la historia de Vanessa Ives, una curiosa criatura víctima de los ataques de una fuerza oscura y poderosa, y trata temas morales, ideológicos y poéticos.

Yo personalmente, después del episodio 4 no volví a ser la misma LOL

Dame una serie que cite bien citados a los poetas del Romanticismo inglés y menamoro totala. Además, EVA GREEN.

Por otra parte, para suplir todas mis necesidades superhéroe-frikis durante los descansos entre pelis de Marvel, Joss Whedon decidió adaptar a TV un spin-off centrado en Phil Coulson, un agente de la organización secreta S.H.I.E.L.D., que se encarga, à la Men In Black, de tapar los destrozos de los superhéroes a la vez que investigan elementos del espacio exterior. Y así tenemos Agents of S.H.I.E.L.D.

Si bien no es una seriaca #notgonnalie, el carisma de Clark Gregg (Phil Coulson) y el guión de Whedon hacen que, en ciertos momentos en los que el argumento no es tan fino, se sobrelleve. Yo personalmente soy muy fan de las películas de Marvel, así que quizá se me hace más una serie para adeptos al mundillo que otra cosa.

Por último, una serie que hay que destacar forzosamente es Orange is the New Black. Nunca otra serie se ha centrado tanto en personajes femeninos, que además no son los típicos personajes femeninos (perfectos, siempre por detrás del hombre, inocentes… etc). Nunca antes he visto tanta diversidad en la tele, no solo de maneras de ser sino de procedencias y orientaciones sexuales.

 

Orange is the New Black relata la vida de Piper en una cárcel de mujeres. A través de los capítulos llegamos a conocer las historias detrás de cada una de las presas, así como su vida, lealtades, organización y rutina dentro de prisión. No es una serie exclusivamente dramática, digamos que las dos caras de la vida (los altos y los bajos) son retratadas de tal manera que se sienten reales. Las cosas que les pasan a las mujeres son cercanas, conmovedoras e identificables. Además, destrozan estereotipos con un sarcasmo inteligentísimo.

Los diálogos no tienen desperdicio, los personajes son tan genuinos que rompen la pantalla y por mi parte, no puedo esperar a que se estrene la tercera temporada. Altamente recomendable, si no la habéis visto, os la recomiendo 100% porque no os vais a arrepentir. Por cierto, en un episodio mencionan Outlander ;)

Taystee for président

Y hasta aquí mi pequeño repaso de series que os recomiendo ver si no habéis visto, sobre todo Castle y Orange is the New Black 🙌

Como lunes que es, os acompaño en el sentimiento:

P.D.: No hablo de Sleepy Hollow porque la segunda temporada me está aburriendo SOBERANAMENTE.

Quatre Achats à la Pharmacie Française

No voy a volver a explicar lo que “lo francés” despierta en mi ser. Es un nosequé que queseyó de proporciones abismales.

Para empezar con este post, un poco de banda sonora:

Ay, si es que te pones ya tan en sintonía que dices hoy meriendo croissant y un café au lait ☕️🇫🇷

Total, a lo que yo venía. Hermana Mayor (HM) estuvo la semana pasada en París (envidiaca de la que carcome) y le mandé una pequeña lista de cosas para comprar en City Pharma. City Pharma es una parafarmacia francesa que está muy cerca del apartamento donde se alojó y donde “curiosamente” (digo curiosamente porque todas sabéis ya que yo a Lisa Eldridge la hamo nivel “Lisa te amo, eres mi amor”, que dirían los gemelos Weasley) suele comprar Madame Eldridge cuando va a Paguí.

Dirección City Pharma: 26 Rue Four, 75006, Paris. 

Un pequeño obstáculo: HM no habla francés, por lo que solo me pudo traer algunas de las cosas que le pedí. Y chocolats. Hay que quererlas.

Para ser completamente honesta, no creo que los precios sean más baratos, al menos en lo que yo compré. De hecho, la Embryolisse me costó bastante más de lo que piden por ella en Easyparapharmacie, por ejemplo. Pero oye, vamos a imaginarnos que se le pegó un poquito de francesismo al bote…

# La Roche-Posay Serozinc. Según creo, este producto solo se vende en territorio francés. Lo probé gracias a Olatz y esta vez decidí comprar dos botes. Ronda los 8€. Es una solución salina a base de sales de zinc (sulfato de zinc ZnSO4) y sodio (cloruro de sodio NaCl: básicamente, sal de toda la vida de dióh). En la práctica, es un tónico calmante en flus-flis. No tiene nada más que el agua y las sales.

# Embryolisse Lait-Crème Concentré. Como cada producto de culto, la expectativa es tremenda. En mi opinión, no pasa de ser una hidratante bastante básica, pero muchas veces un buen básico es difícil de encontrar. Aun así, no por usar Embryolisse se te van a solucionar todos tus problemas en lo que a cuidado de la piel se refiere. Está formulada para reducir el riesgo de reacciones, por lo tanto uno de los primeros ingredientes es parafina líquida (aceite mineral), que a pesar de la mala prensa que recibe, es el protector de piel más efectivo y menos reactivo que se conoce. Esto no quita que haya gente que no lo pueda usar porque a su piel “no le gusta”, pero es una excepción y no la regla. La evitaría en caso de piel grasa, pero si estáis en el espectro desde piel muy seca hasta piel mixta, creo que os podría gustar.

# Blephagel. Es un producto francés y que yo sepa no se vende en ningún sitio más, a no ser que sea alguna parafarmacia francesa online. Se trata de una crema limpiadora de pestañas y párpados, en caso de cirugía, dermatitis, irritación, orzuelos… diría que es una manera de mantener la zona libre de bacterias y así promover la resolución del problema. A mí, que se me quedan los ojos cual plañidera off-duty con la coña de la calefacción nivel vestíbulo del infierno que ponen en la facultad y esa “brisa” “celestial” de “frescor” que te pega en to’ la cara según sales, aquí en Salamanca, me parece un buen complemento eventual a mi rutina nocturna.

# La Roche-Posay Cicaplast Lèvres. Compra totalmente basada en las recomendaciones de Ruth y Caroline. Yo no tengo filtro en el terreno de cremas de manos, pero en el de bálsamos de labios me suelo contener un poco más y ahora mismo tengo dos. El caso es que ambos son de tarrito y meter dedazo, y eso para llevar por ahí como que es poco higiénico a la par que se te quedan #stickyfingers (así luego paso por Sephora y “se me pegan” cosas LOL). Éste es un tubito, muy higiénico, y si hace por mí lo que hacen los otros pero en formato portátil, GÜERCOM JOM.

Ya, ya sé que os había hablado de cierto “veto cosmético” hasta febrero, pero qué queréis…

Aun así…

Mi Mantenimiento de Pelo Rizado

Tener y mantener un pelo rizado no es más complicado que tener y mantener un pelo liso. El problema viene cuando hay una especie de regla no escrita por la que todo pelo rizado DEBE alisarse, o por lo menos debe aspirar a ser lo más liso posible. Por esta razón, hay pocas marcas que piensen en las necesidades de un pelo rizado y creen productos acordes con él. Sí es verdad que por regla general se suelen categorizar los productos capilares por textura más que por “comportamiento”, por así decirlo; pero curiosamente todos los productos tienen como fin lo mismo: pelo liso, como mucho ondulado y dios te libre de haber nacido con un afro.

Yo rompo una lanza en favor de todos los pelos rizados que gracias a años de secador y planchas han quedado reducidos a una masa incontrolable. I feel you. He pasado por lo mismo. Yo llegué a un punto en el que me harté y me corté el pelo -muy corto- y desde ese momento las planchas no forman parte de mi vida (bueno, de guindas a ciruelas más bien). Ni el secador, aunque hace muchos más años que no lo uso, siempre lo seco al aire.

No estoy diciendo que tengáis que recurrir a las tijeras si queréis recuperar vuestros rizos, pero sí que es la manera más rápida de cortar por lo sano. Como no lo he hecho de otra manera, no os sé responder de otra manera cada vez que me comentáis “me encanta tu pelo, y yo lo tengo rizado de manera natural, ojalá pudiera recuperarlo pero desde que uso secador/planchas o me lo aliso o es una masa de alambre/paja/estropajo/introduzca su material aquí”. Si alguien ha pasado por ello (recuperar la textura natural sin cortar), puede dejar su experiencia en los comentarios.

Como ya he mencionado, no utilizo secador desde hace mucho tiempo. Sinceramente, me parece un COÑAZO, se me cansan los brazos, se me encrespa el pelo, y gracias a su poder dador de volumen, acabo pareciendo Diana Ross en una ruta de senderismo en Vecindario (las canarias me entenderán, espero). Secarlo al aire personalmente no me molesta, gasto menos electricidad y encima queda mejor y a la larga más sano.

He detectado una quimiofobia preocupante en muchísimos blogs de belleza, que en muchas ocasiones aconsejan no usar ciertas cosas sin ningún fundamento. No sé si he sido muy clara al respecto en anteriores posts, pero no me tiemblan las canillas si leo en un producto que contiene algún tipo de silicona, sulfato, parabeno, introduzca lo que esté de moda evitarse últimamente. Esto viene al hilo de tantísimos posts que aseguran que evitar las siliconas y los sulfatos es lo mejor para el pelo. No digo que esté en contra totalmente, solo digo que es necesario FILTRAR lo que uno lee en internet y aplicarlo a sus circunstancias personales. Por ejemplo, un pelo teñido debería huir de los sulfatos porque arrastran el tinte; y un pelo fino y graso de las siliconas, porque le darán más peso del que necesita y acabará pareciendo Severus Snape tras un diluvio.

Los pelos rizados AMAN el peso, la hidratación a tope y queridas amigas, sin paños calientes, las siliconas también. Y las cremas de peinado densas. Sin embargo, las espumas (que por si no os habíais fijado, os invito) tienen un contenido enorme de alcohol; y el alcohol deshidrata (las resacas son básicamente deshidrataciones by the way), lo que viene a ser justo lo contrario de lo que buscamos. Los productos densos (densos, que no grasos, aunque también… no seré yo quien le haga ascos a una mascarilla de aceite de coco arghlhghghgh #esplendorpelil) tienden a ser buenos por dos cosas: uno, el peso que le dan al rizo (facilita que se definan) y dos, porque normalmente están a tope de cosas nutritivas (esto no se da en todos los casos, pero sí en la mayoría).

PESO + NUTRICIÓN = DEFINICIÓN, SUAVIDAD Y BRILLO

(NO SUS SALGÁIS DE LA DUCHA SIN ACONDICIONADOR O MASCARILLA EN SU DEFECTO)

Creo que no me dejo nada de las observaciones previas generales, así que ahora os voy a hablar un poco de mi rutina ricil. Como cuando se habla de rutina facial, empezaré por describir mi tipo de pelo LOL Liso de raíz hasta un poco más arriba de las orejas (esto NO es porque lo tenga largo, cuando lo he tenido corto también se comporta así), rizado desde ahí hasta las puntas. Tipo de rizo: tirabuzónico, tiende a agruparse (principio de continuidad de la Gestalt xD). Amigas mías, no todo el pelo rizado es igual… al igual que no todas las películas de X Men son dignas de comentarse (*ejem* Lobezno Inmortal *ejem*).

Yo no me peino, en el sentido literal de la palabra, así como casi nunca. Desde que descubrí que los rizos quedaban mejor si uno no se “desenredaba” después de la ducha, vivo más tranquila, duermo más profundamente y ahorro tiempo. Esto es: salgo de la ducha, escurro el pelo con las manos, escurro el pelo con una camiseta de algodón (os cambiará la vida), paso opcional peinarse con un peine o cepillo de madera (os cambiará la vida güan mor taim), estrujo los rizos con la crema de rizos de Desert Essence, me coloco el pelo con los dedos y así se queda. Ni difusor, ni espuma, ni pimientos en vinagre (por no poner una referencia menos culinaria y más obscena).

Tener el pelo rizado supone, al menos para mí, no lavarse el pelo por las mañanas. No. Porque si dejas tu casa con el pelo mojado, la incertidumbre de saber si parecerás Julia Roberts en Pretty Woman o Monica Geller en Florida es demasiado horrible. It ain’t happening. No puedes anticipar el resultado. A menos que lo tengas limpio de la noche anterior y lo refresques y/o asegures con horquillas (de dos a doscientas, dependiendo de su comportamiento ese día).

Tampoco piso las peluquerías. En parte porque no saben cortar pelo rizado. La mayoría lo corta como si fuera liso, luego te lo alisa y sí, mal no queda (salvo que te hagan un destrozo, Alejandra me entenderá) pero luego al rizarlo es otra historia. Eso por un lado. Por el otro, tienen una manía INSANA con las capas. Insana. Yo comprendo que es un corte fácil (mi padre dice “yo no entiendo que paguéis por lo que en mi tiempo se llamaba “a trasquilones””) y que a las melenas lisas les puede dar cierto movimiento o qué se yo, pero las capas en un pelo rizado son cosa peliaguda.

En relación a esto, siempre me corto yo misma el pelo, tanto de largo como el “flequillo”, sin capas, recto y la parte que enmarca la cara un poquito desfilada.

Peluqueras que se “enfrentan” a mi pelo: “¿Te hago unas capitas, así como para aligerarte el pelo?”

Qué problema tendrán con que tenga mucho pelo. Pues oye, sí. Y ya está. Qué manía de ir en contra de lo que te dio tu herencia genética.

Parece que esto es un manifiesto en contra de las peluqueras, pero nada más lejos de mi intención. Que mandichomenterao de que hay peluqueras que valen un potosí en cuestiones de pelo rizado. Pocas, pero haberlas haylas, como las meigas.

Desde aquí me gustaría lanzar un mensaje: si tenéis el pelo rizado, aprovechadlo en vuestro favor. No hay pelo feo, sino pelo mal cuidado.

ALGUNOS PRODUCTOS…

Como no todos los pelos rizados son iguales, y además si lleváis el pelo teñido la cosa se complica, no quiero poner en un altar ninguno de estos productos. Son cosas que yo utilizo y me funcionan para dejar el pelo como a mí me gusta (que viene siendo más como los típicos pelasos del period drama que como Carrie Bradshaw al principio de SATC).

# Champú purificante de Herbal. Normalmente me lavo el pelo día sí día no, y los fines de semana utilizo este producto, que es como un “Sunday Shampoo” pero sin costar 30€. Huele TAN bien. TAN. A limón y menta, entre cítrico y fresco, pero nada que ver con el H&S. Igual de efectivo que el siguiente:

# Champú para pelo rizado de Herbal. Fabricado en España. Huele fenomenal, el bote de 750ml cuesta unos 3€ y ADEMÁS esta marca tiene toda una línea completa dedicada al pelo rizado. Lo llevo usando bastante tiempo. Limpia el pelo sin dejarlo estropajoso aunque no se use acondicionador. Esto es un poco inaudito, porque normalmente se pasan de sacar producto, grasa y demás historias o se quedan cortos y terminas con el pelo grasiento. Total, que os lo recomiendo.

# Acondicionador: el que pille, no tengo uno favorito por el momento. El de Herbal está bien, pero como no lo volví a encontrar… creo que lo compraré otra vez ahora que está la marca en Primor.

# Mascarilla Herbal Nature para rizos (la rosa). Holy guacamole, my friends. Esto sí que te cambia la vida. Huele a fresa y define los rizos que da gusto (de una manera suave y lustrosa, no rasposa y crunchi-crunchi).

# Mascarilla Rainforest Nutrition de TBS. Es la que suelo usar los fines de semana junto al champú purificante de Herbal. Entre que eso huele a cítrico y a menta, y esto a experiencia religiosa, oh casi una experiencia religiosa, sentir que resucito si me tocas… #mequedosinparole

# Desert Essence Soft Curls Coconut Hair Cream. SOY PLASTA, LO SÉ. Este producto fue como si se abrieran los cielos y bajara Zeus in person a darme los rizos de la vida. Basado en aceites naturales y en general bastantes cosas bonitas y nutritivas, esta crema la aplico con el pelo mojado y logra definir los rizos, suavizar todo el pelo y además no deja residuo (a no ser que te embalsames la raíz con doce kilos del mismo).

# Hidracrema Rizos de Pantene. Viene a ser prácticamente lo mismo que la de Desert Essence, pero menos “natural”. Más fácil de reponer y no demasiado cara (unos 4€). Fue una recomendación que me hicieron por Instagram y la verdad es que me ha sorprendido, para ser Pantene.

# TIGI Curls Rock Amplifier. Este producto y el siguiente son como “pegamentos” del rizo. Sí es verdad que para todo el pelo son un poco demasié (al menos para mí y mis objetivos peliles), PERO para esos rizos que no hay dios que los controle (esos que nacen nadie sabe dónde y se comportan de manera contraria al resto del pelo) son fetén.

# Bumble & Bumble Texture (un)dressing crème.

Entrada que empecé el 19 de julio y que estoy acabando a día 26 de octubre. Y retocándola y publicándola en noviembre. ¿Procrastinación yo? ¿De qué?

El Combo Perfecto de Laura Mercier

¡Hola, majas!

Hoy quiero dejar caer, así como quien no quiere la cosa (pero en el fondo actúa con premeditación y alevosía), una combinación de productos que me gusta mucho más que cada producto por separado.

Creo que fue en el blog de Laura (recomendadísimo, por cierto) donde leí lo de esta combinación. Esta mujer otra cosa no, pero de bases sabe lo suyo, así que decidí darle una oportunidad, como cuando dijo que amaba la base Extra Comfort de Clarins.

Se trata de la crema con color y la base mineral en polvo de Laura Mercier. Había tenido estos dos productos bastante tiempo, y aunque no me disgustaban, no encontraba esa característica que te hace decir “no puedo vivir sin ellos”. De hecho, no entendía la fama de ninguno de los dos. Yo soy así, que llego tarde y mal a todo, menos a la parada del bus.

Os voy a comentar un poco por separado y luego ya me pongo en modo estoymuloca con la combinación. Porque es para estarmuloca.

# Crema hidratante con color de Laura Mercier, en el tono Nude. La compré en Strawberrynet.com uno de los días que estaba en promoción y me salió bastante bien de precio. El caso es que siempre la estaba viendo en entradas de favoritos, que si makeup no makeup, que si maquillaje para la piscina/playa (llamadme indecente pero yo a mojarme voy incluso sin las cejas puestas #estoesasí), que si no sé qué.

Cuando me llegó la probé durante un tiempo, y nunca me acababa de encajar. Si es verdad que la calidad es palpable: tiene un puntito de cobertura más que una crema con color habitual, su textura es más que agradable y la piel queda confortable. Sin paños calientes: QUE ME GUSTA, pero oye, para un pinchito ocasional y nada más LOL

# Base mineral en polvo de Laura Mercier, en el tono Real Sand. No estoy segura de dónde la compré, creo que en Space NK. Lo mismo que en el producto anterior: que si natural, que si luminoso, que si tal… y vendida. Si es que soy fácil, coño #laimportanciadelascomas

Este producto sí que me gustó más que la crema con color. De hecho, esta entrada viene a raíz de que el otro día me preguntaran en un comentario sobre unos polvos con cobertura (esto suena a sexo entre telecos xD). Es una base en polvo muy fina, con una cualidad “hidratante”. Esto último se debe a que tienen una textura cremosa, son muy agradables al tacto.

Y HAMIJAS MÍAS, juntar estas dos cosas…

La crema con color unifica un poco el color y ofrece una base perfecta para que la base mineral se agarre y haga su magia. El resultado final es increíble: la piel está suave, hidratada, natural, muy luminosa (e incluso UN POCO jugosa #dolorsitodepalabra).

Requiere algo más de tiempo que solo usar la crema con color, eso es verdad, PERO el resultado merece la pena, y además, tampoco es tantísimo tiempo, lo mismo que base y polvos. Yo aplico la crema con color, después corrector en las ojeras e imperfecciones en caso de necesitarlo y después una capa de base mineral. Voilà.

Separados me gustan, juntos MENAMORO. Como Beckett y Castle.