Agent Carter

Hablemos de Peggy Carter.

YAAAAAAS, SLAY.

Margaret (Peggy) Carter, la protagonista de la serie Marvel’s Agent Carter (apareció también en Capitán América: El Primer Vengador), es uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos. Es una mujer fuerte, independiente, inteligente, valiente… vamos, todo un modelo a seguir. Y además, lo complementa con una apariencia muy femenina que engaña a los que piensan que solo es una cara bonita.

(creedme cuando os digo que se lo merecía)

La serie se ambienta en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, con el Capitán América congelado quién sabe dónde y por cuánto tiempo. Peggy trabaja para el SSR, agencia secreta precursora de S.H.I.E.L.D., que fundará ella misma; pero se ve entre la espada y la pared cuando acusan a su amigo Howard Stark de alta traición.

No os voy a destripar más. Tenéis que ver la serie, es una pasada desde el punto estético y la filosofía feminista. Hay que darse cuenta de que Peggy se mueve en un mundo de hombres en el que la mayoría piensan que solo está para traerles cafés. Ay, majos, no tenéis ni idea.

El caso es que ADORO a Hayley Atwell en esta serie. Gracias a ella, quiero ser Peggy Carter. Y como quizá nunca llegaré a su maravilloso ser, al menos puedo consolarme recreando el maquillaje (que no es nada nuevo precisamente, de hecho es uno de mis favoritos desde hace tiempo).

Os dejo un “paso a paso” de mi versión de su look:

Básicamente tiene tres puntos importantes: ojos y cejas, piel, y labios:

Yo diría que lo más importante es la PIEL. Porcelánica y mate pero luminosa – el tipo de piel que me gusta. Usé la prebase oil-free de Laura Mercier, la base Light Wonder de Charlotte Tilbury (tono 6) y los correctores Instant Concealer de Clarins (tono 2) y Full Cover de Make Up For Ever (tono 6). Si necesitáis polvos, que sean matificantes pero traslúcidos, y que no se os vaya la mano. Solo donde realmente se necesite.

En cuanto a color, un colorete en tono sutil entre melocotón y rosa mate, que dé vidilla a la cara pero que no le reste el protagonismo a los labios. Usé el colorete Love de NARS, que en mi opinión es el mejor colorete que existe para este tipo de looks (y para todos tbh). Fue edición limitada, pero seguro que podéis encontrar uno similar. Sin iluminador y sin bronceador. Peggy no es Kim K y no tiene tres horas y cinco maquilladores para que la estuquen hasta el infinito día tras día.

OJOS Y CEJAS definidos. En cuanto a ojos, un delineado fino negro sin ala y máscara de pestañas (aunque me jugaría el cuello a que lleva postizas en muchas ocasiones). En la foto promocional, además, aparece una pequeña línea en las pestañas inferiores; cosa que yo no he apreciado en la serie. Vamos a pretender que está ahí cuando abra los ojos 😜 Mi parte favorita, las cejas. Mis cejas favoritas tienen que ser las de los años 40-50…

Usé el delineador Écriture de Chanel y la máscara de pestañas Diorshow Iconic Overcurl 💘 Y en las cejas, el gel con color en el tono Granite de Anastasia y un pelín de lápiz, también de Anastasia, en el tono Medium Brown.

LABIOS. Qué sería de Peggy Carter sin sus labios rojos y uñas a juego. Icónico de la época. La misma Hayley descubrió en Twitter el tono exacto del labial y esmalte que se utiliza en la serie. El labial es el 1946 Red Velvet de Bésame Cosmetics (lo sé, yo también lo quiero todo) y el esmalte se llama Cinnamon Sweet y es de la colección de Gwen Stefani para OPI.

#semosfrikis

Yo usé el lápiz 24/7 para labios de Urban Decay en el tono Mrs. Wallace y el labial líquido Velours de Lancôme en el tono 197. La clave está en un labio perfectamente definido, rojo vivo pero mate. Un buenísimo color para esto (incluso mejor que mi opción de la foto) sería el VMLP de NARS en el tono Cruella.

Y las uñas las llevaba sin pintar. Así nunca seré Peggy Carter #dishonoronmycow

P.D.: Gracias por esta idea tan chula de post. Una seguidora me comentó, al postear mi foto en IG, que si podría publicar un paso a paso. Como este martes fue la finale de la primera temporada de la serie, pensé que estaría genial combinarlo con una mini reseña de la misma y transmitir lo tantísimo que me gusta. Si no la renuevan, lloraré abrazada a deuvedeses de Firefly.

Favoritos Recientes de Cuidado Facial

¿Por qué, POR QUÉ todo queda distintivamente más corto, directo y fácil escrito en inglés? “Current Skincare Favorites”. TRES-PALABRAS.

Ya estoy oyendo lo de “pues será una moda de ahora, que todo lo ponéis en inglés, que me tenéis hartita, anda que no podréis ponerlo en español” (mi mente funciona así, tengo esta voz interior que es como una madre en anfetas). Que no os digo que no, yo también lo pienso, sobre todo cuando se tiene ese inglés Gomaespúmico tirando a Google Translator (a la hoguera con él YA). Pero bueno, I digress.

Muchas veces se me ocurre que debería organizar mi blog para, por ejemplo, hablar de una cosa en modo entrada corta, y actualizar más a menudo. Pero yo me conozco, y sé que eso en mí no funciona. Si escribo, tiene que ser rozando la longitud manuscritos de Tolkien. ¡El tiempo que tenía este señor, que le daba hasta para irse de pintas con C. S. Lewis! Una cosa espectacular, oye.

Estoy convencida de que esta escena está basada en hechos reales.

Yo venía aquí a hablar de mi libDIGO de mis recientes productos favoritos de cuidado facial. Con productos recientes me refiero a que no he hablado nunca de ellos en el blog, no a que los haya comprado ayer y ya me molen cantidubi. Algunas muchas La mayoría de las veces escribo ‘a toro pasao’, lo que los angloparlantes denominan tried and tested pero que queda más poético en el idioma patrio. Que no está mal en cuanto a recomendar de forma fiable, pero un poco menos si os pasa como a mí y “necesito hablar en detalle de este producto que me está sorprendiendogustando tanto” se convierte en “que no se me olvide hablar de ese producto que compré allá por el Pleistoceno y me encantó pero no puedo recordar por qué”.

Allá va un variadito de ibéricos*:

* la tierra tira mucho, más que dos carretas

# Reviva Labs Elastin & Collagen Toner

Aprecio la simplicidad en muchas cosas, sobre todo en el cuidado facial. La formulación no puede ser más sencilla. Con base de agua, elastina hidrolizada y colágeno soluble, vitaminas A y E como antioxidantes/conservadores y poco más.

Tanto la elastina como el colágeno son sustancias que forman parte de la piel y tejidos conjuntivos de manera natural, pero van perdiendo su capacidad estructural con el paso de los años. Esto no significa que no se pueda usar en todo tipo y edad de pieles con buen resultado, sobre todo en invierno, en pieles maduras, secas y/o deshidratadas y/o en pieles sometidas a grandes cambios de temperatura/ambiente.

Yo lo uso todos los días, mañana y noche, como tónico hidratante.

Tiene un olor muy suave, empolvado, como de bebé. Altamente recomendado.

Lo podéis encontrar aquí por unos 4€ aproximadamente. Eso sí, ni dispensador ni ná. Yo recomiendo emplazarlo en un flus-flis.

# Caudalie Polyphenol C15 Overnight Detox Oil

Lo compré hace unos meses y sigo sin saber decir exactamente qué es lo que me gusta de él. Porque yo y Caudalie en general nos llevamos meh, no es una marca que me emocione en demasía. ¡Es que tienen la mano muy ligera con los perfumes! No es que yo tenga nada en contra de, de vez en cuando y en cantidades mínimas, usar productos que los lleven, porque al fin y al cabo el cuidado facial hay que disfrutarlo; pero una cosa es una lagrimita y otra un cuajo de plañidera. En fin.

Es un compuesto de aceites de uva, rosa mosqueta, neroli y lavanda. De los dos primeros no tengo queja, son los dos segundos los que no me gustan mucho (aceites esenciales fragantes). La sensación del producto es la de un aceite seco, como bien describen en la misma web de Caudalie.

Esto les gustará a pieles de normales a grasas, porque tienes los beneficios de un aceite sin que la cara parezca el paso previo a una sartenada de pescaítos. Yo no tengo nada en contra de esa sensación, pero si de por sí producís grasa/aceite/brillos/comoqueráisllamarlosiguesonandofatal puede ser un cambio bienvenido.

El olor es agradable, como a hierbas y bosque, muy distinto a lo que estoy acostumbrada a encontrar en productos de la marca. No lo uso todos los días, solo de vez en cuando, por la noche. Así, cunde una barbaridad, pero hasta usándolo diariamente y de la manera que se indica, me figuro que durará un montón también.

Lo podéis comprar en cualquier farmacia o parafarmacia que tenga la marca, y os aconsejo que sea en España (a mí me costó alrededor de 26€) o Francia porque la clavada fuera es importante (Feelunique 39€) #picuetermequedo

# Boscia Makeup Breakup Cleansing Oil

Echo de menos Sephora de Times Square. LLEEEEVADMEEEEEEEE.

No, ahora en serio. Ya están tardando todas las marcas en hacer una línea de minitallas. En ese Sephora había unos muebles cerca de la caja que eran la muerte absoluta en cuanto a minitallas/minikits/minimini chimiwinis. Ogh.

No os preocupéis, entrada sobre esas cosillas neoyorquinas is coming.

Compré una minitalla de este aceite desmaquillante después de habérselo oído mencionar a varias youtubers (Rachel, entre otras). Es una marca que no se vende en Europa, al menos por el momento. Yo he probado, además, el Tsubaki Cleansing Gel-Oil y también está genial. El dispensador (o “pump”, ni pum ni pam) dosifica la cantidad perfecta para todo el rostro. Yo desmaquillo los ojos antes y aparte, pero si lo queréis usar también para ellos pues igual necesitáis un poco más.

En cualquier caso, me encanta. Tiene un muy sutil olor a Vicks Vaporub aunque curiosamente no contiene ningún aceite esencial fragante de los horrorosos para la piel y geniales para los catarros (alcanfor (camphor), menta, eucalipto, etc.). Es agradable de utilizar, efectivo, respetuoso con la piel y no deja ningún residuo al aclararse. En cuanto a esto último, yo uso siempre el método de doble limpieza (en cristiano, desmaquillarse y después limpiar la piel), así que si dejara un poco no me importaría, PERO NO ES EL CASO, así que…

Lo podéis comprar en Sephora US si os interesa pedir con Shipito (mi post).

# Desmaquillante de ojos bifásico Pur Bleuet de Yves Rocher 

Desde que me lo recomendó (o recomendó en general) Adriana, no he vuelto a mirar atrás. He gastado un par de botes antes de éste, aunque he usado otros también.

La verdad es que he probado un sinfín de desmaquillantes de ojos: caseros, no caseros, bifásicos, no bifásicos, más “naturales”, más “quimicosos”, de farmacia, de droguería, de supermercado… etc. Mis ojos en seguida se irritan, me pasa igual con las máscaras de pestañas (si os pasa lo mismo, máscaras buenísimas y no-picosas: Dior).

El caso es que, aparte de usar aceite tal cual (oliva o argán), hay pocos que logren desmaquillar tan bien sin tener que insistir demasiado. Lo bueno que tiene frente a aceite de oliva o argán (o cualquier otro del estilo) es que no es tan denso-pegajoso… ¡que luego pesan las pestañas y no puedes ir a clase!* (no lo digo de coña, es verdad, probadlo vosotras mismas).

* referencia a un monólogo grandísimo de Raúl Cimas, “La vida del estudiante”

Lo podéis encontrar en Yves Rocher y cuesta alrededor de 7€. Os aconsejo comprarlo en una de las doscientas rebajas/promociones que lo dejan a unos 3€ ✔️

Creo que no se me olvida nada, pero si es así, ahora es vuestro turno de palabra…

Mis Sitios Favoritos de Nueva York

He pensado, hablado, debatido conmigo misma (la mayor parte de este proceso ocurrió en la ducha #estoesasí) cómo poner por escrito todo lo que he visto y experimentado en esta semana en Nueva York. Bueno, no en voz alta, pero como si lo fuera.

Éste es un blog de belleza, pero creo que quedaría tremendamente cojo e injusto con la ciudad el referirme únicamente a un aspecto de la misma. Porque sí, Nueva York es una maravilla para cualquier aficionado/a a temas cosméticos, pero verla solamente desde esa perspectiva es ¡imposible!.

(creo que ya intuís que me ha gustado mucho…)

Más o menos así.

No sé cuántos posts haré sobre el viaje, pero quisiera empezar por hablar de los sitios que más me han gustado, impactado, o directamente #mequedoallípasiempre. En ningún orden particular:

# Strand Book Store (828 Broadway con East 12th St – está en la zona del East Village, muy cerca de Union Square) [wifi ✖️]

Me he muerto y he subido al cielo literario. Si os gustan los libros (de cualquier tipo, tienen cómics también), tenéis que ir. Visita obligatoria. Yo me perdí en el pasillo los pasillos de historia, ficción, teatro… Por fuera de la tienda suele haber carritos con libros de segunda mano a 1$, 2$ y 3$ recién comprados por la tienda. También tienen libros raros, libros que ya no se publican… Yo no me detuve mucho fuera porque hacía frío y no era plan, pero en primavera/verano tiene que ser increíble. Lo dicho, recomendadísimo. Para mí, ¡un monumento en sí misma!

# Museum of Modern Art, MoMA (entre la 5ª y la 6ª Avenida, 11 W 53rd St) [wifi ✔️]

Fuimos el viernes por la tarde porque gracias a Callejeros sabíamos que la entrada era gratis (cortesía de la marca de ropa japonesa Uniqlo). Sin embargo, después de haberlo visitado, creo que merece totalmente la pena pagar la entrada. No solo porque tienen maravillas como La noche estrellada de Van Gogh, Las señoritas de Avignon de Picasso, El sueño de Rousseau (cuadro que por cierto me fascina), Andy Warhol, Piet Mondrian, los nenúfares de Monet, Pierre Gauguin… sino porque os ahorraréis tantísima gente.

Lo de la gente no es del todo malo, si consideramos el porcentaje de belleza masculina que paseaba por allí. Necesito que se investigue este fenómeno ya. Madre mía, MADRE MÍA. ¡IKER!

# Chelsea Market (zona West Village: en la 9ª Avenida, entre la 15th y la 16th St West) [wifi ✔️]

Bajamos en metro hasta Christopher St, callejeamos hasta ver el edificio donde se rodaron las transiciones de Friends y después subimos hasta encontrar el Chelsea Market, pasando por el camino Bleecker St (donde está la boutique de NARS, que por cierto no vimos). Es un edificio con un concepto muy parecido a la mezcla de un mercado público español y una calle de compras/tapas. Entramos justo al lado de la tienda Anthropologie y seguimos hacia delante. Había varios sitios para comer (se puede pedir y comer fuera de lo que es el establecimiento, en sitios designados para ello), tiendas: librería, mercado de especias, gourmet/delicatessen, cupcakes (me recordó mucho a la tienda que abrieron las chicas de 2 Broke Girls en Williamsburg)… etc. Además, hay un espacio que se llama Artists & Fleas donde podéis encontrar puestos de artistas independientes tipo Etsy, donde se vende bisutería, gafas de sol, estuches, ropa… etc. Es un sitio donde se nota el poder adquisitivo del vecindario, aunque no es excesivamente caro. Según nos dirigíamos al metro para volver al “centro”, nos encontramos un CVS enorme en un edificio muy bonito (aquí tenían todos los tonos de coloretes Baked de Milani, cosa que no vi en ningún otro sitio).

# SoHo [wifi en Bloomingdale’s ✔️]

Demostración de bodypainting en MAC Cosmetics SoHo, para presentar la colección Toledo.

SoHo, sin duda, es el lugar para visitar tiendas e ir de compras, con un presupuesto medio-alto. A mí me encantó, sobre todo el hecho de que hubiera un Space NK, un MAC y un Bloomingdale’s a tres pasos uno del otro ;) Básicamente callejeamos, vimos a la gente (el 85% con abrigos de Canada Goose, como dato) y arrastré a mis acompañantes a algunas tiendas de cosmética (tema de otro post: “mis sitios favoritos para comprar productos de belleza”; no desesperéis).

# Metropolitan Museum of Art, Met (en la 5ª Avenida, imposible perdérselo) [wifi ✔️]

Hay TANTÍSIMO que ver aquí. Pero TANTO. Nosotras estuvimos una mañana, y no creo que lo hubiéramos visto ni en un día entero, así que nos limitamos a las zonas que nos interesaron. Según me comentaron después, el pagar la entrada es opcional (es más bien una aportación voluntaria), pero yo no lo sabía. De todas maneras, si sois estudiantes podéis pedir la admisión Student que son 12$, que no está mal tampoco y el museo lo merece. No os perdáis la tienda, donde próximamente podréis ver la cama supletoria que pedí que me montaran en el rincón dedicado a Leonardo Da Vinci 😂

# New York Public Library (al ladito de Bryant Park y Times Sq, en la 5ª con la 42nd St West) [wifi ✔️]

Aunque solo sea por ver el interior de lo que resultaría la frustrada boda de Carrie y Mr. Big, tenéis que entrar en la biblioteca pública de Nueva York, y si es posible, que de fondo suene la banda sonora de Cazafantasmas. El nivel de frikismo es importante. Os podéis perder (yo me perdí un poquito) y encontrar la Biblia de Gutenberg, un montón de manuscritos de autores relevantes expuestos en las paredes… vamos, que ENTRÉIS. Y visitad también la tienda, donde encontraréis libros (duh), bisutería inspirada en libros, diarios (uno que estuve a un tris de comprarme fue el de un año con witticisms de Jane Austen, o el de 5 años de Q&A), merchandising, etc. Después fuimos a la tienda de la HBO, que está cerquita. Al pagar en la tienda de la biblioteca, se me olvidó una bolsa con compras de otro sitio y volví pensando que se la habrían llevado. PERO la habían visto y me la habían guardado #gentemajetona

Como veis, casi todos nuestros planes son gratuitos, o por lo menos dentro de nuestro presupuesto. Os recomiendo mucho este documental de Callejeros en el que se dan algunas pistas para ahorrar como turista, entre otras cosas. Nos movimos mucho en metro (que por cierto tiene MUCHO que envidiar al metro de Madrid) y a pie.

Doy por empezada la serie de posts sobre Nueva York, entonces.

¡Espero vuestros comentarios!

[para más fotos, visitad mi cuenta de Instagram]

La Respuesta

Mi primera compra del 2015 fue también mi primera compra en Etsy.

Lo de la derecha es una muestra de jabón :)

 

Siempre me pasa cuando uso discos de algodón. Son muy útiles, efectivos y baratos; pero me duele mucho pensar en la cantidad que solo una persona utiliza (incluso cuando esa persona soy yo y procuro aprovecharlos lo máximo posible). Tenía que haber alguna alternativa, a alguien le habrá ocurrido lo mismo.

Cuando compré las toallas de dos caras de Emma Hardie, pensé que podría utilizar el lado suave para este fin, pero seguía sin convencerme. Necesitaba algo más parecido a los discos de algodón, menos tupido y gordote; con capacidad de arrastre sin socarrarse uno los ojos y acabar pareciendo Nuestra Señora de las Lágrimas.

Así, en el cuarto de baño, acordándote de los ancestros del que puso perfume en tu desmaquillante de ojos… y FIBRAS DE ESTROPAJO en tus discos de algodón.

Por curiosidad, a partir de un artículo en una revista online, llegué al blog Trash is for Tossers. La propietaria del blog propone un estilo de vida cuya base se encuentra en producir la menor cantidad de basura posible. Y aunque es verdad que muchas de las cosas que propone son irrealizables (por el momento y para mí), otras me parecen totalmente plausibles. De hecho, muchas ya las habíamos adoptado hace años en casa, como el compost y los recipientes de vidrio frente a los recipientes de plástico, bombillas de bajo consumo, las bolsas reutilizables para comprar (reconozco que debería llevar una siempre en el bolso)… etc. Separar y reciclar llega hasta donde llega, y es más bien poco.

En uno de los posts de ese blog encontré mi respuesta: una pequeña tienda de Etsy llevada por madre e hija: JuniperSeed Mercantile. Hacen una línea de productos de cuidado facial también, pero lo que a mí me interesó fue los discos de algodón reutilizables, hechos de algodón orgánico sin blanquear.

Sí, es verdad que “cuestan mucho” (12x discos y bolsita para lavadora 19$ + envío a España 11$ = 30$ aprox. 25€)*. Yo lo denominaría una inversión, por así decirlo. Además, muchas nos (me incluyo #dishonoronmycow) gastamos eso en un colorete, o en una crema, o lo que sea.

Con respecto a su mantenimiento: yo uso uno para desmaquillarme los ojos (son algo más grandes que los discos habituales) y después lo enjuago con agua y jabón. Lo escurro y dejo secar sobre el radiador, y está seco al día siguiente. Aun así, tengo los otros once preparados. En caso de utilizar maquillaje muy oscuro y/o waterproof y que se os quede un pelín en el disco después de enjuagarlo, lo podéis meter en la lavadora en la bolsita que viene específicamente para ello y salen perfectos (y no se pierden entre la ropa à la calcetín sin pareja). Ah, y son tremendamente suaaaaaaaves.

Sí, los discos de algodón de usar y tirar son baratos y vienen muchos más. Ése es un punto que no se puede discutir. Pero, ¿os habéis preguntado a dónde van? ¿Acaso se reciclan?

Que puede ser que nunca lo hayáis pensado y no os importe mucho, y esto sea una vez más #cosasquesolomepasanamí. Yo no intento convencer a nadie. Pero sí me gustaría que supierais que hay otras opciones disponibles y que no está de más proponerse ‘cuidar el planeta’ (dentro de nuestras posibilidades) como otra resolución de año nuevo ;)

* Los he comprado yo y no he recibido ninguna compensación por la entrada.

TAG: Aquellos Maravillosos 90

Culpad a Marta. De todo.

Me ha hecho bullying hasta conseguir que hiciera este tag, que lo sepáis.

Si hay que inspirar monosidad, SE INSPIRA.

That hair tho.

¿Serie de TV preferida? Calimero, los Power-Rangers, las Tortugas Ninja…
¿Juguete favorito? Mi Cuchita (una muñeca que se reía cuando le hacías cosquillas, sobrevive a día de hoy en mi casa del pueblo), las Polly Pocket (tenía uno de Mowgli molonísimo), mi Game-Boy Color… Aunque yo era mucho de jugar fuera, en la tierra o con arena, o leer (y eso no ha cambiado).
¿Te acuerdas de algún anuncio? Nope.
¿NSYNC o BSB? Los Backstreet Boys. HOMBRE, POR FAVOR. Ebribaaaaaadeeeee yeeeeah rock yor baaaaadeeeee yeeeeaa ebribaaaadeeee rock-yor-baaade-raaaai. Bacstrisbac, olrat! *movimiento*
¿La moda más loca que has llevado? Pues no muchas, pero recuerdo que una de mis hermanas tenía un pintalabios BLANCO con BRILLI BRILLI.
¿Qué coleccionabas? Películas de Disney en VHS.
¿A cuántos tamagotchis has matado? A más de los que me atrevo a confesar. Llegué a tirar un huevo de esos por la ventana (à la Bradley Cooper en The Silver Linings Playbook):

(no rompí ninguna ventana)

¿Película de Disney favorita? El Rey León, Pocahontas y Mulan. No puedo escoger solo una, no me hagáis.
¿Música preferida? Lo que escucharan mis hermanas, o sea, las Spice Girls y cosas así. No tengo ningún recuerdo de tener música favorita por aquel entonces (tampoco conocía mucha).
¿El mejor programa de TV? Nunca he visto mucho la tele, no recuerdo ninguno.
¿El mejor dulce? No me viene ninguno a la cabeza.
¿El juego del recreo que más te gustaba? Cualquiera que no implicara tirar y coger una pelota (excepto béisbol, que curiosamente se me daba muy bien y una vez le di una hostia tal a una pelota que la mandé a otro campo). Primero, porque mis compañeros eran MUY brutos, y segundo, porque yo era un poco manos-mantequilla. Me gustaban mucho más los juegos típicos de scouts.

Como el senderismo.

¿Juguete de Happy Meal favorito? No suelo ir a McDonald’s, y mucho menos en aquella época.
¿Libro preferido? De cuando era bastante pequeña, “Cuéntame caracolito” (libro de poemas-cuentos cortos), luego todos los de El Barco de Vapor (blancos, azules, naranjas y rojos, mis hermanas tenían un montón). Mis favoritos: El rey Túnix, Un duende a rayas, Abuelita Opalina, Fray Perico (todos), La señora Frisby y las ratas de Nimh, De profesión, fantasma (favoritísimo), La auténtica Susi, Apareció en mi ventana, Diario de Susi/Diario de Paul, La cazadora de Indiana Jones, Piotr, El profesor Poopsnagle (superfan). Además: Trece años de Blanca, No es un crimen enamorarse, Los escarabajos vuelan al atardecer, Cita en Berlín y Silvia y la máquina Qué. Básicamente leía todo lo que hubiera por mi casa. A mis compañeros les castigaban con leer y a mí mi madre con quitarme los libros.
¿Qué veías cuando llegabas del cole? No veía mucho la televisión, aparte de lo que he mencionado arriba.
¿La mejor chuche? Los chupachuses con chicle de Fiesta, los tronquitos (regaliz relleno) normales y de Coca-Cola y los Peta-Zetas.